Golpe de calor, ¡qué no te fastidie el día!

 In estilo de vida, salud, Sin categoría

Estamos en pleno verano y éste, en concreto, está siendo uno de los más calurosos que recordamos en los últimos años. Por ello debemos de tener en cuenta algunas recomendaciones ante un posible golpe de calor.

En esta época aumenta el riesgo de sufrir una deshidratación o un golpe de calor y debemos cuidarnos de ello, y aún más los niños y ancianos, ya que en su caso las altas temperaturas les afectan mucho más.

Antes de llegar a sufrir en un golpe de calor

Si hay una cosa fundamental para combatir el calor es la hidratación. Nuestro cuerpo debe mantener unos niveles de líquido óptimos, y somos nosotros quienes, con una buena hidratación, bebiendo el agua necesaria (2 litros diarios) y de manera correcta, no esperando a tener sed si no de manera gradual a lo largo de todo el día lo debemos conseguir.

Además del agua, recomendamos tomar fruta, que además de proporcionarnos líquido, nos dará un extra de vitaminas y minerales esenciales para mantener nuestro cuerpo fuerte ante un posible golpe de calor.

Del mismo modo, debemos evitar las horas más calurosas del día, sobre todo si vamos a practicar alguna actividad que conlleve un esfuerzo físico. Además, es recomendable el uso de prendas para cubrir la cabeza y evitar así el sol directo.

Cómo actuar ante un golpe de calor

Cuando nuestro cuerpo, por un exceso de exposición al calor, aumenta su temperatura por encima de los 40 grados se produce un golpe de calor.

Los golpes de calor pueden tener consecuencias graves para nuestro organismo, ya que la excesiva pérdida de líquidos puede conllevar daños neuronales irreversibles e incluso la muerte.

Los síntomas que nos avisan sobre un posible golpe de calor son una temperatura alta del cuerpo derivada en fiebre de hasta 41 grados, falta de sudoración repentina, mareos y desorientación, dolor de cabeza y aceleramiento del ritmo cardiaco.

Ante un golpe de calor debemos actuar con rapidez, intentando por todos los medios bajar la temperatura corporal de esa persona. Lo primero es trasladarla a una zona más fresca para no aumentar los daños, y seguidamente refrescar su cuerpo aplicando toallas húmedas o hielo en zonas como la frente, las axilas o las ingles. También podemos darle baños templados para reducir la fiebre de forma segura y eficaz. Es importante llamar al servicio de emergencias ante un golpe de calor, ya que así nos aseguramos evitar riesgos mayores.

Después de leer este post masqfisio ya sabes un poco más sobre cómo prevenir un golpe de calor, así que toma nota y disfruta del verano al máximo.

Recommended Posts

Dejar un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Astenia primaveralabdominales