LA IMPORTANCIA DE LA ALIMENTACIÓN Y LA EMOCIÓN EN LA SALUD

 In Osteopatía, Sin categoría

En 1850, el filósofo alemán Ludwing Feuerbach escribió la famosa frase “Somos lo que comemos”. Aunque se le ha dado un significado científico, lo que este filósofo pretendía era explicar que las clases desfavorecidas de aquel momento se alimentaban únicamente con agua y pan, y que sólo la clase alta tenía una alimentación digna del ser humano. Por lo tanto, “somos lo que comemos” era una reivindicación para que los grupos sociales dejasen de diferenciarse por lo que comían.

Pero darle a esta frase un significado médico, no es para nada incorrecto. Somos lo que comemos, somos lo que pensamos y somos lo que sentimos, porque dependiendo de nuestra forma de hacerlo, nuestra salud se verá afectada de una manera u otra ¿Y qué somos sin salud? No somos.

La alimentación influye directamente sobre nuestra salud.

La mala alimentación genera problemas de salud. Por el déficit de determinados nutrientes nos enfrentamos a diferentes enfermedades o problemas de los que no es fácil librarse, pueden llegar a ser incluso el origen de una lesión muscular o de problemas en nuestros tejidos. Además en la vida de los deportistas, una buena alimentación es estrictamente necesaria. Tomar alimentos con vitaminas A y B6 estimulan la reparación de los tejidos y tomar alimentos con Glucosa y Glucójeno, permiten tener un rendimiento perfecto para los ejercicios aeróbicos. En el caso de la Osteopatia, la alimentación tiene que ver con una recuperación más rápida y eficiente, una alimentación con niveles óptimos de nutrientes, permite al paciente no sólo una recuperación mas fácil si no que también mucho menos dolorosa.

Otro punto que muchas veces descuidamos, y que no sabemos que es causa de innumerables problemas de salud, son nuestras emociones. Lo que sentimos, y cómo lo sentimos, nos repercute directamente. Los estados emocionales negativos, influyen en nuestra salud, sobretodo en las enfermedades cardiovasculares. Sin darnos cuenta, las emociones negativas absorben nuestra energía y nos dejan sin la necesaria para que nuestro cuerpo funcione de forma óptima y no genere enfermedades.

Tanto una mala alimentación como los estados emocionales negativos, pueden derivar en un problema metabólico. Desde el punto de vista de la Osteopatía, cuando tenemos problemas de este tipo, nuestra energía en vez de dispersarse por todo el organismo, se concentra en un músculo o en una zona determinada y no le permite funcionar con normalidad causando así problemas que pueden llegar a ser graves. Esto puede deberse a que por ejemplo, ante una situación de estrés, no descansamos ni nos alimentamos correctamente, lo que deriva en un cambio del metabolismo, y de ahí a un problema mayor. La Osteopatía en ese momento se encarga de dar solución a las lesiones o enfermedades, porque como dice el experto Quim Vicent: «La Osteopatía deber ser una visión integrada de estos factores».

Puede que “somos lo que comemos” no tuviese el significado original que con los años se le ha dado, sin embargo, al contrario que en muchos otros casos, el significado es más que acertado, porque en muchos aspectos «Somos los que comemos, somos lo que pensamos y somos lo que sentimos».

Recommended Posts

Dejar un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
migrañasosteopatía visceral