Natación, el deporte completo que practicamos en verano

 en deportes, Fisioterapia

Ya estamos metidos de lleno en el verano y nos pasamos los días buscando un hueco y otro para poder ir a la piscina, al lago o a la playa. Y es que cuando el calor se vuelve intenso no hay nada mejor que darnos un chapuzón para aliviar la sensación térmica y ya de paso aprovechar para hacer ejercicio sin apenas darnos cuenta. Por eso la mayoría de nosotros practicamos deporte sin saberlo, y aunque no nos guste en un principio, casi todos practicamos en una medida u otra la natación. Por eso, tanto si practicas la natación todo el año, como si la practicas únicamente en verano cuando te das un baño, hay detalles que debes conocer sobre este deporte.

La natación nos refresca y nos ejercita

En innumerables ocasiones hemos oído que la natación es uno de los deportes más completos que hay, pues bien,  eso es completamente cierto y no sólo porque al realizar este deporte ejercitamos desde la cabeza hasta los tobillos, si no porque dentro del agua la resistencia a nuestros movimientos es mucho mayor, ya que el agua es casi novecientas veces más densa que el aire, por lo que cualquier movimiento dentro de ella ya es un buen ejercicio mucho más completo que fuera. Además la natación es el ejercicio más indicado para personas con problemas de espalda por la postura horizontal que adquirimos cuando nadamos, y no sólo para ellos, esta postura promueve y facilita la circulación sanguínea algo muy beneficioso para personas con problemas de presión arterial.

Pero los beneficios de la natación no solo corresponden al esfuerzo físico, para nuestro sistema respiratorio, el movimiento de los músculos que se encargan de llenar y vaciar los pulmones y la coordinación de la respiración a la hora de estar sumergidos hacen que nuestra respiración sea mucho más eficiente.

No vamos a olvidar tampoco lo divertido y refrescante que llega a ser practicar este deporte o simplemente movernos o jugar en el agua.

Practicar la natación con precaución

Pero a pesar de sus muchos beneficios, al nadar también estamos expuestos a lesiones que pueden llegar a ser complicadas de curar. Entre las más comunes se encuentran el famoso hombro de nadador, las cervicalgias en natación o problemas en la zona lumbar alta. Aunque algunas como el hombro de nadador son más complicadas que aparezcan si no se practica la natación de forma habitual, las cervicalgias por el contrario pueden aparecer en cualquier momento, ya que la lesión puede producirse por el continuo giro de la cabeza o su extensión forzada a la hora de tomar aire mientras nadamos. Pero como en todos los deportes, casi todas las lesiones se pueden prevenir siempre que se realice el ejercicio de forma adecuada y se realicen los calentamientos oportunos antes de empezar a nadar.

Desde +qfisio os animamos a disfrutar de las tardes de piscina durante este verano y os proponemos continuar con la natación durante el resto del año. Ya conocéis algunos de los beneficios de practicar este deporte, pero también los riesgos, así que si en alguna de las practicas sentís alguna molestia, no dudéis en acercaros a nuestro centro +qfisio, nosotros te ayudaremos.

Artículos recomendados

Dejar un comentario