Pubalgia, la molestia común en los deportistas

 en Estiramientos especíicos, Fisioterapia, Osteopatía

Si practicas frecuentemente algún tipo de deporte puede que ya hayas experimentado alguno de los principales síntomas de la pubalgia, el dolor punzante en la zona inguinal que persiste durante varios días o incluso meses. Es importante conocer los síntomas, qué es y cómo debemos tratar la pubalgia para llevar una recuperación sana.

¿Qué es la pubalgia?

Osteopatía del pubis, entesis pubiana u osteopatía dinámica del pubis son algunas de las denominaciones más populares de esta patología, comúnmente sufrida por deportistas con un entrenamiento diario. Su manifestación suele venir dada por un agudo dolor punzante y persistente en la zona del pubis, siendo más leve durante el ejercicio y más fuerte durante el reposo.

Entre las causas de la pubalgia, la principal suele ser un desequilibrio entre los músculos del abdomen y los aductores, produciendo una descompensación que en algunas ocasiones puede ser debido a defectos morfológicos. Al practicar deporte, la pubalgia puede aparecer al realizar grandes esfuerzos con giros bruscos y zancadas amplias.

El diagnóstico de la pubalgia lo debe hacer un profesional, ya que en ocasiones conlleva grandes tratamientos de recuperación y en algunos casos la intervención quirúrgica.

Tratamiento de la pubalgia

El principal lema para la rehabilitación de una pubalgia es “cuanto más descanso, peor”. Lo más recomendable es un tratamiento de trabajo activo. Los ejercicios de compensación muscular, los estiramientos y el trabajo excéntrico son fundamentales para apoyar una rápida rehabilitación, logrando resultados del 90% de casos recuperables sin cirugía.

Además, podemos utilizar tratamientos de forma complementaria como la mesoterapia, las corrientes de electroterapia, la EPI o los factores de crecimiento, todos ellos tratamientos bastante comunes hoy en día.

Como en todo, lo mejor es prevenir, y en el caso de la pubalgia, con calentamientos aeróbicos y los estiramientos correctos podemos atenuar las causas de su aparición.

Ahora que ya conoces un poco más sobre la pubalgia, si sientes alguno de sus síntomas ponte en contacto con nuestros profesionales del centro +qfisio.

Artículos recomendados

Dejar un comentario