Unidad del suelo pélvico

La Unidad de Rehabilitación del Suelo Pélvico está orientada al tratamiento conservador de todos aquellos problemas derivados del deterioro del suelo pélvico. Las principales indicaciones para este tipo de tratamientos son las siguientes:

El suelo pélvico en las mujeres

unidad suelo pelvico mujeres
  • Tratamiento de formas leves de incontinencia urinaria de esfuerzo
  • Tratamiento de casos seleccionados de incontinencia por urgencia
  • Tratamiento del dolor causado por una cicatriz de episiotomía dolorosa
  • Tratamiento de determinadas situaciones de dolor durante las relaciones sexuales
  • Prevención de los problemas de suelo pélvico tras el parto o tras cirugía pélvica

El suelo pélvico en los hombres

En +QFISIO también estamos especializados en ayudar al hombre a fortalecer su musculatura, ya que el debilitamiento de esta zona del cuerpo también tiene consecuencias importantes para ellos.

Entre los trastornos que mejoran con la fisioterapia podemos encontrar no solo la incontinencia urinaria, de heces o de gases, sino también algunas disfunciones sexuales, ya que esta compleja estructura desarrolla más funciones de las que te imaginas. Reforzar esta parte del cuerpo te permitirá mejorar tu calidad de vida, así como tus relaciones sexuales ¡Apúntate ya a nuestros exclusivos tratamientos! Llama e infórmate.

unidad suelo pelvico hombres

Problemas en la mujer

En Masqfisio sabemos que fortalecer el suelo pélvico supone grandes beneficios para la mujer. En la nuestra unidad disponemos de uno de los equipos más completos de fisioterapia.

Los tratamientos se desarrollan en diferentes fases:

  • Evaluación inicial de las pacientes: en la primera sesión nuestro personal especializado realizará una exhaustiva evaluación de cada caso para determinar todos los problemas que presenta la paciente y diseñar un protocolo de tratamiento específico.
  • Reeducación miccional, consejos miccionales: a la paciente se le diseña y enseña lo que debe y lo que no debe hacer con respecto a sus hábitos miccionales.
  • Toma de conciencia: Uno de los primeros objetivos a conseguir es el de enseñar a la paciente a adquirir conciencia de la musculatura de su suelo pélvico, así como a contraer y relajar dichos músculos a voluntad.
  • Técnicas de biofeed-back: se trata de procedimientos que permiten a las pacientes tener una información instantánea de la capacidad e intensidad de las contracciones musculares desarrolladas. Esta información es percibida por la paciente como una señal luminosa o acústica. El dispositivo se puede programar para ir incentivando a las pacientes a desarrollar progresivamente una mayor potencia muscular.
  • Técnicas de electroestimulación: mediante la colocación de un electrodo vaginal o de electrodos sobre la piel, se aplican corrientes eléctricas de una determinada intensidad y duración capaces de provocar contracciones de grupos musculares concretos. De esta forma se consigue ejercitar y potenciar dicha musculatura. En ocasiones las corrientes eléctricas se aplican para inhibir una vejiga hiperactiva (causa de la IU por urgencia) o para inhibir una sensación dolorosa.
  • Técnicas de gimnasia activa: Finalmente, una vez adquirido un determinado desarrollo muscular, se enseña a la paciente una serie de ejercicios encaminados a mantener un grado de desarrollo de la musculatura perineal suficiente a largo plazo, que van desde la gimnasia abdominal hipopresiva hasta ejercicios específicos de la musculatura del suelo pélvico.

Los tratamientos son aplicados por nuestro personal femenino especializado, buscando siempre la mayor confortabilidad, intimidad y comodidad para las pacientes.

El suelo pélvico está constituido por un conjunto de músculos y fascias entre cuyas funciones están la de dar un soporte flexible a los órganos de la pelvis (vejiga, útero y ovarios y porción final del intestino), contribuir en los mecanismos de continencia urinaria y fecal, y la función sexual. La correcta ejecución de todas estas funciones dependerá en gran medida de la integridad y fortaleza de los músculos que lo forman.

La reeducación del suelo pélvico ofrece a todas las personas que sufren patologías funcionales del periné recursos para mejorar su calidad de vida, al igual que información destinada a la prevención.

El ejercitar estos músculos antes y después del parto puede evitar importantes problemas durante el mismo, y será el mejor tratamiento preventivo para que la incontinencia urinaria y otras disfunciones no aparezcan en el puerperio y/o en el futuro.

Efectuar estos ejercicios antes y después de las cirugías pélvicas, histerectomías, resecciones rectales, etc. y cirugías de la incontinencia urinaria aumenta el porcentaje de éxitos quirúrgicos y acelera la recuperación del paciente.

Con el paso de los años, tener un buen tono en los músculos de la pelvis va a ayudar a evitar la temida incontinencia de orina, los prolapsos, molestias pélvicas, alteraciones sexuales, infecciones urinarias, estreñimiento crónico, etc.

Mantener el suelo pélvico en buenas condiciones efectuando los ejercicios más adecuados a su caso y realizando revisiones ocasionales es sencillo, cómodo y económico. La Fisioterapia del Suelo Pélvico, acompañada  de Biofeed-Back y Estimulación Funcional Eléctrica es la mejor forma de tratar los problemas derivados de la debilidad de la musculatura del periné.

También trabajamos con la gimnasia abdominal hipopresiva, cuyo objetivo es mejorar el tono de la faja abdominal gracias a la relajación del diafragma y la activación refleja de la musculatura del suelo pélvico.

La reeducación del suelo pélvico está indicada como tratamiento inicial para la mayoría de disfunciones, dado que no supone ningún riesgo para el/la paciente y es un tratamiento no invasivo con el que se pueden alcanzar los objetivos deseados.

Patologías tributarias de rehabilitación:

  • Incontinencia urinaria de esfuerzo, de urgencia y mixta
  • Prolapsos: cistocele, histerocele y rectocele
  • Pre-postcirugía correctora de prolapsos
  • Postcirugía abdominal y ginecológica
  • Cistitis de repetición secundaria a hipertonía del suelo pélvico
  • Algias vaginales secundarias a hipertonía muscular
  • Disconfor vaginal ocasionado por el envejecimiento o menopausia
  • Anorgasmias de origen funcional. Estreñimiento crónico por mala mecánica defecatoria

Fisioterapia obstétrica 

Fisioterapia en el preparto.  Una mujer embarazada sufre una serie de cambios físicos, orgánicos y mentales. Durante nueve meses la futura madre pasará por momentos de alegría, de miedo, de dudas y por un afán de búsqueda de información. Durante esta época es importante que reciba un curso de preparación al parto, con el fin de obtener la información teórico-práctica necesaria para mejorar el estado físico, prevenir las molestias asociadas al embarazo, romper el círculo de “miedo-tensión-dolor” y prepararse para el parto. No hay que olvidar que para el padre también es algo nuevo y desconocido. Es necesario favorecer la responsabilidad y participación de este, enseñarle a ser útil; el padre es un apoyo físico y emocional para la madre.

Programa de preparación al parto: El papel del fisioterapeuta en el embarazo y la preparaciónUna mujer entrenada es más activa y participativa en el parto y, por regla general, reduce el esfuerzo y tiempo de parto, además de agilizar su recuperación física.Con el curso se intenta conseguir:

  • Reconocer síntomas que indiquen el inicio del parto. Signos de alarma y obtener medidas útiles para el momento del parto
  • Capacidad de realizar ejercicios de relajación, concentración y trabajo
  • Tener un control efectivo de los músculos en el trabajo del parto
  • Automatización entre contracción y respiración
  • Fortalecer los músculos que más van a intervenir durante el parto
  • Adquirir un control respiratorio
  • Disminuir las dolencias y problemas circulatorios
  • Prevenir posibles incontinencias urinarias y disfunciones del suelo pélvico

 

¿Cuándo empezar?

No existe un periodo en concreto y siempre que no exista ninguna contraindicación, la preparación puede iniciarse a partir del segundo trimestre. No obstante, hay tiempo suficiente para aprender muchas cosas durante el séptimo y octavo mes de gestación.

La incontinencia urinaria en la mujer

Una compresa no es la solución

La fisioterapia de la musculatura pélvica, en sus múltiples formas, mejora la continencia uretral mediante la ejercitación de los músculos pélvicos. Este tipo de tratamiento es especialmente útil en la incontinencia de esfuerzo, en la que se ha demostrado un porcentaje de buenos resultados del 77-80%.

La reeducación vesical y modificación de hábitos miccionales tiene excelentes resultados en pacientes seleccionadas; desde la ausencia de incontinencia a una marcada mejora en la intensidad y frecuencia de los episodios. La reeducación vesical está especialmente indicada en pacientes con incontinencia por urgencia y sus resultados muestran más de un 85% de buenos resultados. El desarrollo de un hábito miccional adecuado mejora considerablemente los problemas de los pacientes con incontinencia urinaria.

En las técnicas biofeed-back se utilizan diferentes instrumentos para monitorizar y amplificar los procesos normales que se producen durante la vida diaria y que habitualmente pasan inadvertidos para el individuo. Utilizadas en conjunción con otras formas de tratamiento, incrementan notablemente los buenos resultados. Así, combinadas con fisioterapia de la musculatura pélvica, alcanzan hasta un 95% de éxito.

Por último, la electroestimulación o estimulación funcional eléctrica es una técnica que consiste en la estimulación eléctrica de los músculos pélvicos y produce una contracción muscular repetitiva de duración limitada, que conlleva un incremento del tono muscular sin esfuerzo alguno por parte del paciente. La estimulación funcional eléctrica es un tratamiento indoloro que carece de efectos secundarios y complicaciones y es tremendamente sencillo de realizar. Los buenos resultados de esta técnica alcanzan hasta un 90% de las pacientes con diferentes tipos de incontinencia urinaria. Los resultados son aún mejores si se utiliza en asociación con biofeed-back.

Obviamente, para un correcto tratamiento de cualquier tipo de incontinencia es necesaria también la existencia de un correcto diagnóstico elaborado por parte de un médico especialista (Ginecólogo o Urólogo).

Problemas en el hombre

Tratamos las disfunciones más frecuentes entre los hombres relacionadas con la tonificación del suelo pélvico.

Incontinencia urinaria de esfuerzo (tras una prostatectomía)

Entre los hombres la incontinencia urinaria de esfuerzo se suele dar después de la intervención quirúrgica de la próstata o en otras circunstancias, y se presenta con pérdida involuntaria de orina al realizar acciones tales como toser, correr, saltar, etc. Los efectos varían de un individuo a otro. Algunos experimentan solamente la pérdida esporádica de una pequeña cantidad de orina, posiblemente breve, mientras que otros pueden experimentar una pérdida constante y prolongada en el tiempo. Tras el tratamiento adecuado son muchos los que vuelven a contener la orina.

El tratamiento es similar a la incontinencia de esfuerzo en la mujer; se realizan ejercicios para tonificar el suelo pélvico (gimnasia abdominal hipopresiva), electroestimulación y el biofeedback.

Problemas eréctiles

Aunque poco estudiado y valorado hasta ahora, pero sí conocido y aceptado, los músculos perineales participan en el complejo mecanismo de la erección, sobre todo en el mantenimiento de la misma. Dos músculos concretamente, el bulbocavernoso y el isquiocavernoso, son los más importantes en este sentido al formar parte del mecanismo corporo-veno-oclusivo. Existen estudios recientes que han demostrado la función de estos músculos y que su tratamiento mediante técnicas de fisioterapia puede ser una opción eficaz para poder solucionar problemas de disfunción eréctil o de manera ampliada formando parte de un tratamiento multidisciplinar: psicólogo, médico especialista y fisioterapeuta.

Los resultados son mejores cuando el problema no es conseguir una erección sino el mantenimiento de la misma. Incluso existen estudios que apuntan la conveniencia de que los hombres, a partir de cierta edad, realicen ejercicios específicos de esta musculatura para prevenir posibles disfunciones relacionadas con ella.