Consejos para prevenir las agujetas

 In Fisioterapia

Cuando decidimos empezar a practicar ejercicio, después de un tiempo aparecen los miedos a las temidas agujetas. Hablamos de un dolor muscular, generalmente de efecto retardado, que no tiene nada que ver con haber realizado el entrenamiento bien o mal, como comúnmente se piensa. Son roturas de microfibras musculares que se producen cuando hemos ejercitado ese músculo con una exigencia superior a la habitual. Desde estas líneas, vamos a dar una serie de consejos para prevenirlas.

Algunas curiosidades sobre las agujetas

Alrededor de ellas suele haber mucho mito y cantidad de información poco contrastada. De hecho, a día de hoy aún existen diversas teorías, por lo que no hay unanimidad en el gremio. Hay muchas contradicciones y de ellas surgen multitud de curiosidades. Vamos a desgranar algunas.

En primer lugar, se cree que los deportistas de élite no las sufren. Esto es falso, ya que, aunque es cierto que tienen una rutina y una forma física por encima de la media, pueden padecerlas si trabajan grupos musculares que no son los habituales. Por ejemplo, un ciclista, acostumbrado a trabajar sus piernas y tren inferior, puede tener molestias a la hora de ejercitar hombros.

La intensidad de las agujetas es proporcional a la cantidad del ejercicio que se realice. Si llevamos a cabo prácticas de tipo anaeróbico, donde el gasto energético se produce en las reservas de los músculos, el grado de molestia será mayor. Ejemplo de ello son actividades como el body combat o el crossfit. Cabe destacar que es un dolor poco duradero, que en unos tres o cuatro días como máximo debería desaparecer.

Tips para evitarlas

Conociendo ya toda la información acerca de qué son y su origen, vamos a explicar algunos consejos para mitigar su efecto y, en caso de sufrirlas, que sean más llevaderas.

  • Uno de los pasos a seguir más importantes es el calentamiento. Antes de empezar cualquier tipo de actividad física hemos de preparar los músculos y las articulaciones para ir incrementando la intensidad del ejercicio de manera paulatina.
  • Si eres amateur y el deporte no forma parte de tu rutina habitual, es preferible que practiques deporte de forma moderada, aumentando el ritmo conforme se adquiere forma física. De esta manera, evitaremos un sobre esfuerzo que puede conllevar lesiones en el futuro.
  • Del mismo modo que es primordial un buen calentamiento previo, el estiramiento posterior no es menos importante. Al terminar, hemos de estirar los músculos implicados en nuestro ejercicio diario. Esta es una de las mejores formas de prevención.
  • La hidratación y la alimentación son también puntos a tener muy en cuenta. Beber agua favorece la recuperación muscular. Mantener una dieta equilibrada también ayudará a que mantengamos la forma física disminuyendo las posibilidades de sufrir agujetas muy intensas. Proteínas e hidratos de carbono tienen que estar presentes dentro de la dieta mediterránea.
  • Aunque hay dudas sobre si es mejor el descanso o la continuación de la actividad para evitarlas, la mayoría de expertos coincide en que es más efectiva una recuperación activa.

En definitiva, prevenir las agujetas debido a la rutina de ejercicio diario está en nuestras manos con estos sencillos tips.

En el siguiente video te explicamos en profundidad todos estos tips que te hemos contado

Recent Posts

Dejar un comentario

Ondas de choque